Drenaje Linfatico

 

A través del sistema linfático corre la linfa, un líquido transparente que contiene una célula propia que se llama Linfocitos. Además pueden encontrarse en ella otros componentes, así como también glóbulos rojos. Puede suceder que los canales por donde circula la linfa se obstruyan, interrumpido su recorrido y provocando que se acumule en los tejidos.

La técnica de masajes conocida como Drenaje Linfático, está formada por una sucesión de masajes muy suaves e indoloros, que estimulan la circulación de la linfa para que no se atasque ni se cargue de sustancias de desechos o gérmenes nocivos.

El Drenaje Linfático ayuda a mantener el adecuado funcionamiento del sistema inmunológico, ya que favorece el trabajo del sistema linfático.

Los masajes realizados con esta técnica trabajan sobre las capas profundas de la piel hasta los músculos, de esta manera se drena la linfa hacia áreas linfáticas sanas para que se eliminen naturalmente hacia el torrente venoso.

Las sesiones no deben durar menos de una hora si se quiere conseguir mejores efectos con un tratamiento completo.

El Drenaje Linfático se recomienda para personas que sufren de celulitis, edemas faciales, varices, acné, cefaleas y migrañas, edemas linfostáticos, lipedemas (acumulación de grasa localizado en las piernas), edemas producidos por embarazo, entre otros. Pero a su vez está contraindicado para personas con hipotensión, infecciones agudas, flebitis, trombosis, insuficiencia cardiaca, afecciones de la piel.